¿QUE HACEMOS?

SERVICIOS QUE BRINDA EL ESTUDIO Y A QUIENES ESTA DIRIGIDO

Sin perjuicio de la función típica del Escribano a la cual se hace referencia específica, la que se desarrolla en toda su extensión, y de todo lo que implica la defensa y patrocinio de nuestros clientes en proceso judicial, nuestra tarea se dirige principalmente al asesoramiento y al peritaje.
El asesoramiento se desarrolla principalmente en lo que refiere a Derecho, pero no exclusivamente ya que el mismo se extiende a todo lo relativo al área de contabilidad y al área de arquitectura.
En cuanto al peritaje el mismo se desarrolla en las tres áreas relacionadas. Se cuenta con destacados profesionales en todas las áreas y asesores externos de gran prestigio. Todos experimentados y de gran solvencia y objetividad.
El peritaje decisorio en particular tiende a dirimir situaciones de desacuerdo entre profesionales de Derecho sobre situaciones jurídicas, los que surgen principalmente del estudio de títulos, y se dan entre aquellos que nos han designado para resolver tales situaciones de acuerdo a estricto Derecho.
Nuestros servicios están dirigidos a todas las personas, físicas o jurídicas. Y en especial a Escribanos y Abogados que los requieran en lo que refiere a asesoramiento y peritaje, este último en sus dos tipos.

 

QUE SERVICIO BRINDA EL NOTARIO (ESCRIBANO)

El Escribano es el profesional de Derecho en el cual el Estado ha confiado la facultad de conferir fe pública a los actos que ante él se celebren. Todo lo afirmado por éste en ejercicio de la fe pública se le presume cierto a todos los efectos legales.
El Escribano recibe e interpreta la voluntad de las partes del negocio a celebrarse y garantizando la legalidad, redacta el documento público y/o privado, confiriendo seguridad jurídica a los intervinientes. Asegurando además la eficacia del negocio, o sea, que las partes obtengan la finalidad perseguida, la que se ajusta a Derecho, encontrándose el equilibrio en todo negocio jurídico; se pone fin al conflicto de intereses, conciliándolos en el contrato.
Tal equilibrio se consigue fundamentalmente por la imparcialidad que caracteriza la actuación del Escribano, condición que lo diferencia nítidamente del abogado. Su función es proteger a su cliente pero evitando dañar a la otra parte, debe actuar con lealtad.
A lo expresado debe agregarse que el Escribano en Uruguay no es sólo un fedatario, sino que es además un profesional de Derecho, con igual preparación que los demás profesionales de Derecho en muchas materias y con más preparación que éstos tanto en Derecho Civil como Comercial, (registral, sucesoria, societario, contractual, tributaria, etc.), por tener que cursar para recibirse materias teórico-practicas por la naturaleza de la función a ejercer. Por tanto, brinda también seguridad jurídica a las personas: asesorándolas legalmente. Es un jurista experto en Derecho privado, que brinda con total imparcialidad a las personas que lo consultan su asesoría.
Corresponde también al Escribano, por ser también función de éste, asistir a las personas en procesos judiciales de jurisdicción voluntaria. Por ejemplo en el trámite de sucesiones, para lo que está especialmente preparado dados sus conocimientos de Derecho sustancial en la materia.
En definitiva, acudir al Escribano es la forma más económica de adquirir seguridad, esto es, tranquilidad. Y en términos ciudadanos: se debe tener presente que muchos por no haber acudido al notario se han visto desposeídos de aquello que creyeron adquirir (comprar), padeciendo perdidas importantísimas.

Subir